Fondo blanco de pollo: la base perfecta para tus platos más deliciosos

Historia del plato

El fondo blanco de pollo se remonta a la cocina francesa del siglo XVII, cuando se utilizaba principalmente como base para salsas blancas y otras preparaciones culinarias. Se elaboraba principalmente con pollo, huesos de ternera y verduras, con el objetivo de obtener una apariencia y un sabor suaves y delicados.

Con el tiempo, la receta se fue adaptando a diferentes cocinas y regiones, y aunque varían los métodos y los ingredientes, sigue siendo una preparación esencial en la gastronomía internacional.

Descripción

El fondo blanco de pollo es una preparación culinaria básica que se utiliza como base para sopas, guisos, salsas, arroces y cualquier otra preparación que requiera un caldo ligero y sabroso. Se trata de una mezcla de pollo, verduras y especias que se cocinan a fuego lento durante varias horas, extrayendo los sabores y los nutrientes de los ingredientes.

La receta es muy sencilla y requiere pocos ingredientes, pero es importante seguir los pasos al pie de la letra para conseguir un resultado óptimo. El fondo blanco de pollo casero es mucho más saludable y sabroso que el comprado en tiendas, y además te permite controlar los ingredientes y las cantidades que utilizas.

Ingredientes

  • 1 kilo de huesos de pollo
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 2 tallos de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • Agua (suficiente para cubrir los ingredientes)
  • Sal y pimienta al gusto

Posibles ingredientes sustitutos:

  • En vez de huesos de pollo, puedes utilizar carcasas de pollo, alas o pieles.
  • En vez de apio, puedes utilizar puerro o una mezcla de verduras.
  • En vez de perejil, puedes utilizar cilantro o albahaca.
  • En vez de laurel, puedes utilizar romero o tomillo.
Relacionado:  Cocina un delicioso y nutritivo guiso de repollo con pollo

Preparación

  1. Lava los huesos de pollo bajo el grifo para retirar las impurezas.
  2. Corta las verduras en trozos medianos.
  3. Coloca los huesos de pollo en una olla grande y cubre con agua fría. Lleva a ebullición y deja cocinar durante 5 minutos.
  4. Retira el agua y enjuaga los huesos de pollo.
  5. Coloca los huesos de pollo y las verduras en la olla, junto con el ajo, el perejil y el laurel.
  6. Cubre con agua fría y lleva a ebullición.
  7. Reduce el fuego y deja cocinar durante 4-5 horas, retirando la espuma que se va formando en la superficie.
  8. Cuela el caldo y desecha los sólidos.
  9. Deja enfriar y refrigera hasta que se forme una capa de grasa en la superficie.
  10. Retira la grasa con una cuchara y utiliza el caldo según tus necesidades.

Nota: Este proceso puede tardar varias horas, por lo que recomendamos hacerlo en un día que puedas estar en casa y supervisar la olla.

Bebidas y acompañamientos

El fondo blanco de pollo es una base muy versátil que puedes utilizar en diferentes preparaciones culinarias. Aquí te proponemos algunas ideas de acompañamientos y bebidas que pueden ir bien con este caldo:

  • Arroz blanco o integral
  • Pollo desmenuzado
  • Verduras salteadas (brócoli, espinacas, coliflor, calabacín, etc.)
  • Salsa de soja o tamari
  • Jengibre fresco
  • Limón o lima
  • Cerveza Clara
  • Té verde o negro
  • Agua de limón o menta

Tabla nutricional

La siguiente tabla nutricional corresponde a la preparación básica del fondo blanco de pollo. Ten en cuenta que los valores pueden variar dependiendo de los ingredientes y las cantidades que utilices.

Fondo blanco de pollo
Calorías40 por porción
Grasas2g
Proteínas4g
Carbohidratos2g
Sodio200mg
Relacionado:  Deliciosas empanadas de pollo con mandarina para sorprender a tus invitados

Consejos

  • Utiliza una olla grande y profunda para cocinar los ingredientes.
  • Retira la espuma que se forma en la superficie del caldo para que quede más limpio y transparente.
  • Prueba el caldo mientras lo cocinas y ajusta los condimentos según tus preferencias.
  • No le agregues demasiada sal, ya que el fondo blanco de pollo se utiliza como base para otras preparaciones que pueden requerir más sal.
  • Puedes refrigerar el caldo hasta por una semana, o congelarlo por varios meses en envases herméticos.

Receta Lowcost

La receta lowcost se puede lograr utilizando ingredientes similares pero más asequibles y que estén más disponibles en el mercado a un precio más bajo:

  • 500 gramos de pechuga de pollo
  • 2 papa
  • 2 cebollas
  • 2 tallos de apio
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • Agua (suficiente para cubrir los ingredientes)
  • Sal y pimienta al gusto

Los pasos a seguir para esta receta lowcost son los mismos que en la receta normal. La diferencia está en los ingredientes utilizados, los cuales son más económicos. El resultado puede ser diferente en cuanto a sabor y textura, pero sigue siendo una base excelente para tus preparaciones culinarias.

La receta lowcost es una alternativa viable para aquellos que quieran disfrutar del fondo blanco de pollo pero sin gastar demasiado en los ingredientes. Es importante recordar que la calidad de los ingredientes es fundamental en una receta, pero siempre hay opciones más asequibles y accesibles.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Fondo blanco de pollo: la base perfecta para tus platos más deliciosos puedes visitar la categoría Recetas.

Articulos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir